viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"


 

Comparte esta historia en:

 
 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

PASADAS EDICIONES

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

 

Otra tendencia reflejada en el estudio fue el reemplazo de comidas por snacks, más bien concebidos para servir de tentempié. Pero el término snacks hoy día debe de entenderse de manera más amplia, no sólo chuches, sino también otros alimentos como frutas, nueces y varios más, además de dulces, galletas o saladitos. 29% del universo confirmó substituir comidas con snacks, siendo el almuerzo la comida del día que más se reemplaza. 72% de los encuestados reportó consumir algún tipo de snack, con los boomers prefiriendo galletas y los millenials por frutas. Esto es así por percibirse los snacks como alimentos que no sólo sacian el hambre sino que también generar bienestar y proveen energía. 

El shopper de especiales como mecanismo de ahorro ha consolidado su función de producto de temporada, apetecible por su mejor precio, pues los compradores prestan cada vez más atención a los especiales a la hora de hacer sus compras de alimentos y productos del hogar. El uso del shopper como mecanismo de ahorro aumentó en comparación con el 2023, de un 30% a un 33% en su versión impresa, de un 7% a un 19% en su versión digital y de un 27% a un 33% usando ambas versiones. El porcentaje de personas que dijeron no usar ningún tipo de shopper se redujo, de un 36% en el 2023 a tan solo un 15% en el 2024. Ha sido notable el crecimiento del uso de shoppers online, con algunos establecimientos que han dejado de pautar shoppers impresos en algunos periódicos o a hacerlo de manera menos frecuente y aún así mantienen un desempeño de liderazgo en la industria. 

Por otra parte el estudio reveló que se ha ido reduciendo el tiempo que un comprador dedica a su proceso de compra y se ha extendido el período de tiempo entre los momentos en que realiza la compra. Acorde con la primera de las tendencias se ha incrementado el uso de máquinas automáticas de cobro, que ahorran tiempo al cliente al momento de pagar y que hoy ya utiliza casi la mitad de los compradores, aunque hay establecimientos aún reacios a instalarlas. La aceptación de estas máquinas varía también entre generaciones. 

Esto es un ejemplo de la necesidad de experiencias en el punto de compra que, de acuerdo a qué generación y el tiempo que asigna a su proceso de comprar, puede variar de actividades más enfocadas en el entretenimiento si dispone de mayor tiempo, a actividades que favorezcan la conveniencia, como puede ser completar su proceso de compra más rápido. Como ejemplo de estos procesos, durante la convención se presentó el carro de compras del futuro, que ya insertará una caja registradora individual mostrando la tecnología aplicada a la operación de los establecimientos. Del mismo modo se mostró el uso de robots para ciertas funciones operativas como hacer inventario, de manera que los empleados puedan enfocarse más en tareas de servicio al cliente y la creación de nuevas experiencias dentro de los establecimientos.

Para el estudio, comisionado por MIDA a la firma Lighthouse Strategies, se realizaron 1,350 entrevistas personales a través de toda la Isla durante los meses de marzo y abril de 2024, lo que destaca la actualidad del estudio. Los entrevistados fueron las personas encargadas de hacer la compra de alimentos para el hogar. La muestra se distribuyó en cuatro regiones geográficas principales, que permitieron comprobar diferencias en el comportamiento del consumidor, quien también mostró diferencias a tono con su generación-edad. 

El perfil poblacional mostró a una población envejeciendo, dominada en un 53% por mujeres, con unas 2.43 personas promedio por hogar (de 2.7 personas en 2023), más personas viviendo solas, y más de la mitad de los entrevistados reportando un ingreso familiar anual de $25,000 o menos.  

El salario fue la principal fuente de ingreso para la compra de alimentos en los hogares entrevistados con 57% del total, seguido de la tarjeta de la familia con 43% y el seguro social con 36%. El estudio también mostró que hay muchos boomers regresando al mercado laboral, complementando así sus ingresos principales derivados del seguro social. 

El informe completo de este estudio, que se hizo por primera vez en 1992, se dio a conocer en la jornada inaugural del MIDA Conference & Food Show celebrado este junio en San Juan, y en el que coincidiendo con el año eleccionario la organización también habló de su vinculación con comités de acción política para favorecer a candidatos a puestos legislativos que defiendan el libre mercado que propicia condiciones favorables a las operaciones de la industria de alimentos. 

En la Conferencia también hubo un foro en el cual la mayoría de los candidatos a la gobernación tuvo una oportunidad desaprovechada de exponer su visión de trabajo específico para la industria de alimentos, algo que sólo un candidato hizo de forma general y sucinta.

Junto con la presentación del estudio y las de los candidatos, la Convención Anual de MIDA también contó con un programa educativo y una amplia área de exposición que permitió constatar algunas de las tendencias del mercado. 

Una de ellas es una mayor conciencia por alimentos saludables, como reveló el estudio sobre el gran uso de air-fryer en Puerto Rico, que se ha convertido en un electrodoméstico casi indispensable en las cocinas puertorriqueñas del siglo XXI. Además, alimentos con el atractivo de ser bajos en calorías, sin azúcar y concebidos para pacientes diabéticos, bajos en carbohidratos, bajos alcohol o con cero alcohol como el fue casi de algunos vinos y cervezas. Hubo también nuevos productos como el agua Cristalia, que estrenó versión carbonatada, una sin sabor añadido y otra con sabor a limón verde.

El compromiso con la sostenibilidad también dejó sentado que no es un accidente en la industria alimentaria, sino una tendencia que se está tornando mainstream, habiendo empresas que promovieron artículos para minimizar el desperdicio, creando, por ejemplo, compostas vegetales o artículos que permitieran mantener productos vegetales frescos por más tiempo. 

En cuanto a la composición de alimentos, se vieron varios con conciencia libre de gluten. Uno de lo más visibles fue la pana/panapén, que varias empresas están comenzando a potenciar en distintas molduras, incluida la de pan de pana sin gluten. 

De igual manera, y aunque la Radiografía del Consumidor no abordó la categoría de manera específica, en la expo se hizo muy evidente que las cervezas, vinos y licores son un componente de mucho peso en la industria de alimentos.

Algunas empresas como Caribbean Produce, que se inició no hace demasiado tiempo en el sector de distribución de vinos, tuvieron cervezas bajas en alcohol, prosecco, vinos y unos prosecco sin alcohol, Fri-Zero, en versión blanca y rosé, inspirados en Romeo y Julieta y que fueron bastante agradables al paladar. Además Idilio, un suave licor café elaborado con café de Puerto Rico, rico para tomar solo o emplear como ingrediente de coctelería o para añadir al café. 

A destacar en el área de exhibición la presencia de varias empresas de la Comunidad española de Castilla-La Mancha, entre las que hubo promoción de jamón serrano, turrones, aceites de oliva, pero sobre todo, vino.  

De la DO Ribera del Júcar llegaron los vinos más interesantes de la mano de Bodegas y Viñedos Illana, que presentó sus líneas Illana y Los Bobalistas, enalteciendo a la variedad bobal, gran protagonista autóctona de esta denominación de origen manchega y con presencia aún muy escasa en Puerto Rico, donde hace unos años pareció iba a tener un boom que no terminó de cuajar.

De los Illana, una interesante combinación que ensambló sauvignon blanc y bobal en blanc de noirs, un vino de aldea que fue muy aromático y fresco, aunque sin excesiva acidez. También de la línea un par de etiquetas ensamblando bobal con otras variedades, como fueron la bobal con cabernet franc y petit verdot, o bobal con tempranillo y syrah con una corta crianza en madera. Las variedades se trabajan por separado antes de ensamblarse. La viña se cultiva de manera orgánica. 

Pero quizás más curiosos Los Bobalistas, con una elaboración Bobal Cuvée típica manchega de bobal en tinaja de barro, muy agradable, lleno de fruta, glicerina, y redondez. De esta línea la bodega presentó un rosé, ligero y mineral; otros dos vinos de bobal, un bobal clásico y otro un blanc de noirs de bobal, con crianza en lías. Un cuarteto de vinos frescos y en el que los tintos se mostraron con más ligereza y sin aristas tánicas, dando unos vinos muy agradables y fáciles de beber.

La verdejo, muy cultivada también en La Mancha, fue la blanca escogida para propuestas blancas de otras bodegas manchegas, aunque no de la Ribera del Júcar. Aunque quizás más asociada a Castilla y León, está variedad está muy extendida en Castilla La Mancha, donde tras la airén y la macabeo es la tercera variedad blanca más plantada. También está autorizada en otras denominaciones de origen como la DOCa Rioja o la DO Jumilla, además de incluso cultivarse en ultramar como en México. 

Fue el caso de Bodegas Isidro Milagro, con su Cal y Canto Verdejo 100%, muy aromático, herbáceo, muy ligero, fresco y fácil, y Montalvo Wilmot, una bodega que hace casi dos décadas tuvo presencia en Puerto Rico e intenta re-insertarse en el mercado.

La primera bodega presentó etiquetas con tempranillo en solitario y en conjunción con Syrah y Merlot y que resultaron vinos muy fáciles y sencillos. A pesar de ser manchega, también dio a degustar vinos de Rioja con la marca Campo Burgo, con un perfil afín al anterior. Por su parte Montalvo Wilmot que tiene rango de vino de pago con DOP Pago Los Cerrillos, dio a probar además de su verdejo, un ensamblaje de Tempranillo y Cabernet Sauvignon, un Petit Verdot monovarietal que a pesar de ser ya de 2018 se mostró tánico y vegetal, y su Colección Privada, un vino bastante fácil y con notas especiadas, ensamblando Tempranillo y Cabernet Sauvignon de viñas de más de 35 años.

 

16 de junio de 2024. Todos los derechos reservados ©

Más noticias de Gastronomia

Más noticias de Vinos y Bebidas

Más noticias de Destinos

Recibir noticias de Viajes & Vinos 

 

Y es que a pesar del control en el presupuesto las compras por impulso continúan, motivadas por promociones en las tiendas, recomendaciones o porque algo ha resultado apetecible y lo han tomado, como puede ser junto a la caja registradora, un territorio que se ha convertido en la serpiente de un paraíso lleno de tentadoras manzanas. 

Curiosamente, de entre las distintas categorías de artículos adquiridos en el supermercado la de bebidas alcohólicas fue la única que mostró un desempeño positivo, pues si categorías como alimentos, productos para el hogar o para la salud aumentaron el gasto, pero redujeron la cantidad de artículos comprados, las bebidas alcohólicas incrementaron un 0.5% la cantidad comprada y un 5.2% en lo pagado. Cabe hacer hincapié en el hecho de que las bebidas alcohólicas no fueron  una de las primeras categorías de producto que el consumidor elimina de su carrito de compra si se ve en la necesidad de reducir gasto.

El gasto promedio mensual de los entrevistados alcanzó unos USD $ 2,733 de los que el 60% se destinó a transportación, pago de hipoteca o alquiler y alimentos, siendo el renglón de alimentos el tercer renglón en importancia, pero a más de $ 200 mensuales de distancia del primero y $100 del segundo. La factura eléctrica y los alimentos fueron los dos gastos que más adversamente han afectado los presupuestos familiares de acuerdo a los encuestados. 

Entre los artículos que llevaron a los compradores a salirse del presupuestos el principal fue la carne, tanto fresca como congelada, seguidos de galletas dulces, mariscos, helados y bebidas alcohólicas. El cuadre del presupuesto se compensa dejando artículos o pagando la diferencia con tarjetas de crédito, algo que se vio incrementar entre los encuestados de la Radiografía. Otra manera de controlar el gasto es que sólo una persona realice la compra para evitar que otros puedan antojarse de añadir productos no contemplados al carrito de la compra.

Un 41% de los encuestados respondió que le “preocupa mucho” su capacidad para tener suficiente comida para su hogar en los próximos meses, porcentaje que asciende a más de la mitad (52%) en la generación X, de 43 a 58 años de edad.  

Del mismo modo, con un gasto mensual de $ 460 la región oeste fue la que reflejó el mayor gasto para alimentos y artículos del hogar, lo que también se reflejó de manera porcentual del presupuesto mensual (18.33%) ya que se trató de la región con el segundo presupuesto mensual más bajo entre los encuestados. Los de la región Este dedicaron 16% de su presupuesto a alimentos, los del Norte 15.9% y los del Centro-Sur 15.7%.

El incremento en el costo de la vida y un presupuesto familiar más ajustado en el que hay que hacer más con menos fue el factor más determinante en el comportamiento del consumidor de alimentos y productos del hogar de acuerdo a la Radiografía del Consumidor 2024, un estudio comisionado por la Cámara de Mayoristas y Distribuidores de Alimentos-MIDA y que no sólo puso en evidencia aquellas categorías y renglones en los que estos ajustes fueron más marcados, sino también tendencias que propician una satisfacción del cliente que puede ayudar a fortalecer su relación con los establecimientos minimizando el impacto adverso que el consumidor siente en su bolsillo. 

El de alimentos fue uno de los renglones en el que el consumidor vio un mayor impacto adverso en su presupuesto en el último año, un incremento de 6% que palió con una reducción de un 4.3% en la cantidad de artículos comprados por un total de gasto bastante similiar.

De manera paradójica, mientras esa cantidad se redujo, el consumidor mostró una mayor dependencia de las compras de alimentos. Muestra de ello fue el incremento notable de la preparación de alimentos en el hogar que 92% de los encuestados afirmó haber emprendido con mayor frecuencia, siendo la generación Z y los millenials quienes más están cocinando y el desayuno y la cena las comidas que más se preparan en casa. Este 92% es casi el doble de la cantidad que lo hacía en 1996. 

El gasto mensual promedio en alimentos y productos del hogar fue en 2024 de $ 452, apenas un dólar menos que en 2023. Los millenials (28 a 42 años de edad) y la generación X (43 a 58 años) fueron los que tuvieron un mayor gasto promedio, mientras que los boomers (59 a 77 años) y la generación Z los menores, algo a lo que hay que prestar atención en una población que envejece cada día más pues pudiera indicar que en el futuro el gasto mensual promedio en alimentos pudiera no crecer. Los millenials gastaron $ 502 mensuales en artículos adquiridos en supermercados y establecimientos afines.

.

Menos dinero para la compra de alimentos revela la Radiografía del Consumidor 2024

Estudio y evento revelan tendencias y oportunidades actuales y por venir

 

Texto: Rosa Maria Gonzalez Lamas. Foto: Viajes & Vinos y MIDA (C).