viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

La a-brasa-nte chispa de Zest


 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD

 

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS:

   

 

Para quienes prefieren una copa de vino, el hotel cuenta con una carta sucinta, pero variada, de vinos del mundo, organizada por espumosos, blancos y tintos, con representación de etiquetas de una diversidad de países. Rosados, pinot noir y vinos españoles se hallan entre los predilectos de la clientela, que también puede disfrutar de la incorporación constante de nuevas etiquetas a su propuesta líquida. La oferta de vinos por copa es aún limitada, concentrándose la carta de vinos en servicio por botellas.

Para aportar una sazón adicional a su oferta, Zest Grill Room y su Chef estrenarán este 9 de agosto el primer episodio de su nueva serie gastronómica, “Chef Correa & Friends”, un ejercicio a dúo que prosigue con la tendencia de comidas en pareja que se ha hecho popular en Puerto Rico a lo largo del último año. Para esta cena el chef invitado será Carlos Portela (Orujo), otro gran talento gastronómico de Puerto Rico que con Correa pondrá su creatividad en ebullición con CARNIVORO, un menú suculento especialmente concebido para disfrutar sin cubiertos y en armonía con los vinos chilenos de Viña Tarapacá.

 

Zest Grill Room ubica en 2 Calle Tartak en la zona turística de Isla Verde y abre para cena de miércoles a domingo a partir de las cinco de la tarde.

Para reservas para Carnívoro llamar al teléfono 787-728-3666 desde Puerto Rico o al 1-888-265-6699 desde Estados Unidos o Canadá.

 

21 de julio de 2018. Todos los derechos reservados © Nota del editor: El 30 de agosto de 2018 el chef Correa abandona Zest para emprender nuevos proyectos.

 

 

A través de sus creaciones Correa, quien también es profesor de artes culinarias, incorpora frutos del campo puertorriqueño en un ejercicio por aproximar los sabores puros de la tierra a comensales de la Isla y el exterior, pero también de apoyar la recuperación de una agricultura local tras el embate del huracán y del quehacer agrícola como un oficio respetable, sustentable y que debe de trabajar en sinergia con los cocineros como fundamento de una identidad culinaria nacional.

Junto con los sabores y el talento de Correa, Zest Grill Room mantiene su barra como uno de los puntales de su oferta de ocio, gracias a la reputada coctelería del mixólogo Iván Reyes, otro talento local que apuesta por lo innovador en tragos, conjugando, por ejemplo, whisky con piña colada, mientras juega con formatos esféricos que se disuelven para aportar temperatura y sabor.

Para muestra, la delicadeza de un ceviche de chillo fresco cocido con jugo natural de fruta de la pasión y condimentado con toques de cilantro, la compañía de un innovador trozo de aguacate a la parrilla y una guarnición de los más impecables trozos de yuca frita. O la mayor contundencia de un pulpo a la plancha con aroma a brasa ardiente, sobre una crema de calabaza con pipas y pizcas de refrescante albahaca. Esencia de un matiz aromático a carbón y humo parrillero, compensado con alguna nota de frescor.

Más en onda de pequeña ración la indispensable crema con mantequilla de trufa y romero y trozos de palomitas de maíz, que se deshacen a medida que se disuelven en la crema, que se sirve en copa de cognac y se puede beber como un café. Un emblema de la cocina de Correa, como también promete serlo pronto una crujiente tosta con berenjena y queso ricotta del país, coronada con creativos garbanzos caramelizados y hierbas del país, y que se puede tanto compartir como disfrutar en su integridad.

A quienes buscan platos más contundentes, Zest Grill Room les propone opciones como un róbalo, que el chef propone de cuerpo entero, superándose en el reto de aportarle matices ahumados de la cocina a la parrilla a la par que preserva la untuosidad de su carne sin traspasar ni un milímetro la frontera de su perfecto punto de cocción. Un pescado que acompaña con rodajas de limón, tomates cherry, chimichurri y quimbombó (okra) en tempura, con la opción de una guarnición de ensalada de frijoles negros con papaya y vinagreta de cilantro. Igual de lograda la cocción de una carne añejada, tierna y en un justo punto medio entre lo poco y lo muy cocido, que sirvió con un creativo acompañante de gratinado de yautía (otoe) blanca del país, cremoso, distinto y auténtico.

 

Así, tras algunos meses cerrados para volver a poner al día la propiedad, Water Beach Club, uno de los primeros hoteles en reabrir, revalidó su apuesta por el talento del chef Correa, quien determinó aunar la esencia de Zest, la inspiración de muchas de sus recetas emblemáticas y la despensa local, para re-leerlos y ofrecer nuevas propuestas al crisol de las brasas, que dejan una sensación de mayor libertad en el plato y una mayor proximidad a la historia ahumada de las fondas criollas y al mar tropical que es el principal imán para admirar mientras se degusta.

De este modo la vista a la playa, el comedor con su barra de retroiluminación cobalto, sus pinturas casi antropológicas y su pared principal han prevalecido como escenografía fetiche para un menú que recorre de aperitivos a ensaladas, pescados, carnes o postres, con una impronta de tropicalidad y las texturas y aromas de la cocción “al grill”.

 

 

A pocos pasos de frente las verdes palmeras arrullan las arenas suaves que enmarcan un relajante horizonte de cálidas aguas atlánticas y cielo turquesa. En su parte más alta, una terraza de coctelería y sabor con alicientes para cualquier hora del día se complementa con una de las mejores vistas a vuelta redonda de la zona metropolitana de San Juan. Y abajo está Zest, la chispa de sabor que es el rostro más visible del Water Beach Club Hotel en Isla Verde, que en su nueva etapa tras el huracán María se ha añadido un apellido de parrilla para dorar la oferta gastronómica de este hotel boutique a pasos del mar.

Ubicado en el primer nivel del hotel, el Zest Grill Room es también el arte de reinventarse de Raúl Correa, uno de los más talentosos de la nueva generación de cocineros puertorriqueños, que se abren a técnicas y elementos inspiradores del mundo, con una cada vez más sólida vocación de construir sus cocinas sobre una columna de productos del país.  

Es parte del proceso de re-adaptación de la industria hotelera puertorriqueña que se vio muy adversamente impactada por la devastación del huracán que asoló a la Perla del Caribe en septiembre de 2017, y tras el cual muchas hospederías han iniciado nuevas etapas con la gastronomía como una de las puntas de lanza de esa transformación.

 

Rosa Maria Gonzalez Lamas. Fotos: Viajes & Vinos y Water Beach Club Hotel (C)