viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

La Raya: un vino español con alma portuguesa

 

 

Texto: Rosa Maria Gonzalez Lamas y fuentes externas. Fotos: Viajes & Vinos y suministradas (C)

 

¿Y qué de la uva?

Pues también colindante. Porque Palacio Quemado reconoció que las uvas tenían que ser parte de esa vinculación territorial, deslimitándose de las fronteras políticas para hacer una osada apuesta por el sentido común y poder incorporar variedades utilizadas en el Alentejo que se expresarían bien en Extremadura. ¡Cómo no sacar partido del arca de diferencia de más de 250 variedades autóctonas del rico patrimonio vitícola portugués!

Así, en 2019, gracias al impulso de este proyecto se logró que se aprobara la admisión de nuevas variedades al reglamento de la DO Ribera del Guadiana, seis de las cuales eran portuguesas, con los objetivos de satisfacer la nueva demanda sobre determinados tipos de vino y aumentar la calidad de los amparados en la denominación. Entre las blancas se admitieron la Antão Vaz, la Arinto y la Fernão Pires, y entre las tintas la Castelão, la Touriga Nacional y la Trincadeira. Todo un hito no solo en España, donde recién en otras zonas de La Raya comienzan a recuperarse algunas variedades portuguesas, sino incluso precediendo por un par de años la decisión de Burdeos de autorizar también a la Touriga Nacional como una las variedades admitidas para elaborar vinos en ese territorio.

El esfuerzo no habría tenido sentido si no hubiera sido para elaborar un vino y así es como nació La Raya, un vino español bautizado con el nombre de la frontera que le insufla vida, con carácter alentejano, con respeto al terruño extremeño, el sentido común de las variedades portuguesas y el deseo de mostrar la calidad de los vinos que pueden producirse a uno y otro lado de la frontera hispano-lusa.

Este La Raya 2018 es un vino lacrado y lleno de secretos hasta su mínima expresión. Primero impresiona, literalmente, el lacre que recubre su tapón. Después el corcho da señas de ser un vino en que no se ha escatimado calidad de producto para resaltar la de la materia prima. Y al destapase éste se abre la caja del tesoro, estrenando al vino una bella nariz llena de frutas rojas que se van remarcando con sus recuerdos a grosella y sus cautivantes notas tostada con sentencia a pizca de nuez. Vainilla, cera, heno, un punto herbáceo, regaliz y tonos balsámicos a enebro enmarcan a este vino de cuerpo medio, fino y untuoso, fresco, afrutado, con buen volumen, finura y un pase por el paladar sedoso, bien acoplado, equilibrado y un final salino y sin aristas. 

Su gran protagonista es la Trincadeira, una variedad tinta plantada primordialmente en el Alentejo, en Vinhos do Tejo y el Douro, cuyo principal reto es alcanzar su apropiada madurez. Cuando lo logra, sus vinos son de gran calidad y notas a frambuesa atemperadas con una complejidad de tonos herbáceos, especiados a pimienta y tonos florales, que puede tener un buen potencial de guarda. Sensible a la podredumbre y otras enfermedades de la vid se desarrolla mejor en climas secos y calientes.

Plantadas en una sola parcela con suelo primordialmente calcáreo y subsuelo arcilloso, la Trincadeira Preta suma un poco de Alicante Bouschet (Garnacha Tintorera) y Syrah, que sazonan a este vino que fermenta con uvas enteras en depósitos de hormigón y envejece durante unos 19 meses de fudres de roble francés de 500 y 5,000 litros. Un año más ha reposado en botella antes de salir al mercado como un Vino de la Tierra de Extremadura (IGP).

Pero como si no fuera suficiente contar con variedades portuguesas, Palacio Quemado se ha cerciorado de hacerlo muy bien, trayendo en 2018 al proyecto al enólogo portugués Luis Lopes, una de las estrellas emergentes de la enología portuguesa y un acierto a la hora de verter una esencia de terruño alentejano en las botellas de un vino español.

Según indicó Lopes a DiVINIdades, en Palacio Quemado han también plantado de forma experimental Alfrocheiro y Touriga Franca, para poder realizar microvinificaciones que permitan conocer el comportamiento de estas variedades en el terreno de las viñas de la bodega.

El tinto La Raya es precisamente la antítesis de su sustantivo. Es no vivir de espaldas uno a otro, reconocer que unidos, España y Portugal pueden hacer grandes cosas.

 

15 de noviembre de 2021. Todos los derechos reservados ©

 

Más noticias de Gastronomía

Más noticias de Vinos y Bebidas

Recibir noticias de Viajes & Vinos

 

Quizás por ello Bodegas Alvear decidió sacar sus históricos tentáculos fuera de la andaluza denominación de origen Montilla-Moriles para emprender un proyecto extremeño y singular de vinos tranquilos, Palacio Quemado, una bodega con alma española que, por estar en La Raya, también siente en portugués.

Andalucía también comparte parte de La Raya con Portugal, pero fue en Alange, en la provincia de Badajoz a donde llegaron los Alvear para enlazar su historia con la de la familia Losada Serra, propietarios originales de la finca Palacio Quemado, emprendiendo una aventura en busca de la verdadera historia del vino extremeño y de elaborar vinos tintos de alta calidad.

Palacio Quemado se halla en una finca de 4,000 hectáreas de las que 100 se dedican a la viña, plantada en 1999 y en la que hay distintas variedades bien adaptadas al terreno y condiciones de la zona. El clima de la región, modulado por su proximidad atlántica, además de su repertorio de suelos calcáreo, arcilloso, arenoso y pedregoso ---una variedad de la que también se precia el Alentejo portugués--- confiere a las vides condiciones ideales de cultivo para crear vinos de calidad inigualable y muy representativos del terruño en que nacen, de ahí que cada parcela de viña se trabaje individualmente para preservar su personalidad y el carácter único de la añada. Ésta es una de las razones por las que desde hace unos años Palacio Quemado integra la Asociación de Grandes Pagos de España, que propugna la cultura del vino de pago, entendido el pago como un terruño específico que refleja la personalidad inconfundible de su suelo, subsuelo y clima.

Buscas el lápiz y tiras la raya. Para contar palitos de cinco en cinco o para subrayar y hacer hincapié en lo que se quiere decir. La haces recta y divides el marco, pero si le pones curvas entre Miño y Mediterráneo tiene otra Raya, con mayúscula y casi como nombre propio, ése de “La Raya”, que se usa para referirse a esa línea imperfecta que delimita políticamente donde empiezan y terminan España y Portugal.

A pesar de compartir península, la realidad es que el primer país vive prácticamente de espaldas al segundo. No hay más que ver el parte del tiempo en el Telediario para percatarse de que, a pesar de compartir espacio, el sombreado vacío de la geografía lusa enmudece de información climática, a pesar del constante tránsito humano entre ambos lugares del mapa. En Portugal se puede ver la Televisión de Galicia y la del Real Madrid, pero ni siquiera en Galicia hay una oferta regular de algún canal portugués.

Pero si el contacto desde capitales vive un poco enajenado de la cotidianeidad de los vecinos, para quienes viven en la frontera el contacto humano en el día a día difumina las rayas y, en concreto, La Raya de la frontera y los territorios cercanos a ella.

Ese contacto humano olvida las divisiones geográficas y políticas para más bien perseguir la unidad de los habitantes que hacen una vida tan de aquí como de allá, vinculados entre sí, no importa si su idioma sea español o portugués.

Uno de los territorios donde las fronteras políticas se borran en lo físico es la Extremadura española, colindante con el Alentejo portugués y, al igual que Galicia y el Norte de Portugal, un espacio donde portugueses y españoles conviven la mar de bien.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

eyoago f

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS: