viajes&vinos

El mejor enlace entre el vino y tú

Divinidades

Cultura del vino para quienes no quieren vivirlo "light"

Llevan ya un tiempo reubicándose en la pirámide de aprecio y demanda de los vinos. Son los blancos de Portugal que, en regiones como el Douro, han visto expandir notablemente su producción y elevado su nivel en el último par de años.

Quizás en el Douro los vinos de mesa han tenido una vocación más reciente, pero otras regiones portuguesas llevan conviviendo con lo blanco desde hace mucho más. Una de las que por excelencia ven a vida em branco es Vinho Verde que, con sus alvarinhos, loureiros, avessos y otras variedades blancas, se ha posicionado a lo largo del tiempo como un telescopio claro de Portugal.

Pero además de éstas variedades, otras se han vuelto referentes de regiones enteras, como la Encruzado, que ha encumbrado la producción blanca del Dão, con sus delicados aromas florales y cítricos, aptitud para hacer translucir el suelo de la región y su capacidad para forjar vinos con potencial de guarda. O la Bical, también presente en el Dão, pero más aún en Bairrada, donde además de en blancos complejos y con potencial de largo recorrido se emplea también mucho en espumosos por su buena acidez y frescor.

La Antão Vaz es una de las blancas de referencia en el Alentejo, y la Fernão Pires (conocida también como Maria Gomes) está esparcida por todo el país, aunque su presencia se remarque en Tejo, Lisboa y también esté en Bairrada.

Pero es probablemente la Arinto (Pedernã), afincada también en casi todo Portugal, una de las variedades blancas más en boga en el país y fue con ella que el emporio vinícola portugués que es Sogrape comenzó un recorrido por parte de su producción blanca durante una exclusiva cena para el jurado internacional del Top 10 Wines Portugal de Essência do Vinho en Os Lusíadas, uno de los templos tradicionales de Oporto para los frutos de mar y uno de los restaurantes reconocidos a nivel nacional por su servicio de vinos.

La Arinto es una cepa blanca bastante aromática y de carácter bastante atlántico que destaca por su versatilidad a la hora de elaborar y se entiende bien con los suelos arcilloso calcáreos. Una de las variedades portuguesas que mejor envejece, la Arinto está plantada en todas las regiones de Portugal, donde su cultivo está creciendo, y es una de las protagonistas de la DOC Bucelas, una zona productora de Lisboa que se caracteriza por una produccion exclusivamente blanca, que alcanzó gran fama en Inglaterra, especialmente en la era victoriana.

Es precisamente en ella que Sogrape ha hecho uno de sus más jóvenes apuestas, Quinta da Romeira, un proyecto que adquirió a inicios de 2019 y que se extiende por unas 130 hectáreas de las que 75 son viña, en su mayoría plantada con Arinto, lo que convierte a Quinta da Romeira en el mayor viñedo de Arinto en Portugal.

Con referencias que datan tan atrás como 1703, Quinta da Romeira es una propiedad histórica donde incluso llegó a pernoctar el Duque de Wellington.

El carácter atlántico, con frescura y salinidad, fue justamente una de las señas de identidad del Quinta da Romeira Bruto 2015, un espumoso refrescante, con buena burbuja y cuerpo que mostró una agradable evolución, así como también del Quinta da Romeira Morgado de Santa Catherina Branco 2017, un blanco con tenues aromas a melocotón, goloso, salino, equilibrado y fresco, elegante y bastante persistente.

La Arinto de Bucelas se enlazó con las Arinto del Douro, donde Sogrape posee varias quintas y elabora el Casa Ferreirinha Antónia Adelaide Ferreira Branco, un vino de edición limitada que homenajea a La Ferreirinha, Gran Dama del Douro, y que ensambla 55% Arinto con 45% Viosinho, cultivadas en suelos de esquisto a mayor altitud (hasta casi 600 metros) en la Quinta do Sairrão, entre las subzonas de Cima Corgo y Douro Superior, que en su suma de acidez y cuerpo pretenden un vino con vocación de envejecer. Este blanco fermenta en acero inoxidable y luego envejece con sus lías en barricas grandes de roble francés y su añada 2015 mostró bastante buena acidez sin ser punzante, con aromas apetrolados y melosos en nariz en un vino con salinidad, elegancia y bastante buen volumen en boca.

De los suelos de esquisto durienses se pasó a los graníticos del Dão, donde la empresa también dirige otro de los proyectos emblema de esta denominación de origen controlada, Quinta dos Carvalhais, un espacio de unas 105 hectáreas, 50 de ellas viñedo, que surten íntegramente de uva propia a la producción de la bodega.

Una de las etiquetas más especiales de Quinta dos Carvalhais es su Branco Especial, un blanco sui generis, ya que ensambla lotes de varios años, intentando recuperar una vieja costumbre del Dão en el envejecimiento de vinos blancos, que consistía en dejarles añejar por largos períodos de tiempo en viejos toneles de roble, con lo que a lo largo del año el vino se exponía a distintas condiciones ambientales. En su añada embotellada en 2019 se fundieron vinos de ocho añadas distintas con un promedio de siete años de envejecimiento en barricas de roble, con distintos niveles de uso. La de 2019 fue la 4ta vez que se embotelló esta etiqueta.

Entre los vinos que unió, este Branco Especial fundió 45% Encruzado, 28% Gouveio (Godello), 13% Sémillon y un restante 14% de otras variedades blancas cultivadas de manera sustentable. El resultado final fue un vino con complejidad aromática derivada de su larga crianza y con cuerpo, pero a la par muy fresco y redondo.

Una oportunidad única la brindó Beatriz Cabral de Almeida, enóloga de la bodega, quien compartió con el grupo una partida de un Quinta dos Carvalhais Encruzado de 1992, el primero de su saga, que con casi tres décadas de envejecimiento permitió ver la evolución de esta variedad, en un vino que se mostró maduro y evolucionado, que ya alcanzó su cúspide, pero no dejó de revelar matices a melocotón, naranja o almendras y fue, no obstante, una buena armonía gastronómica.

La tournée en blanco se redondeó con el Porto Ferreira Branco 10 yr., un vino de Oporto Tawny de tonalidad ambarina, con aromas a naranja, cedro y toffee, así como buen volumen en boca y buena armonía para un opíparo conjunto de bocados dulces.

 

Divinidades y Viajes & Vinos agradecen a la organización de Essência do Vinho la invitación a formar parte del grupo internacional de profesionales del vino convidados a este importante evento, con el privilegio y la responsabilidad de integrar el panel de cata que seleccionó los 10 mejores vinos de Portugal.

 

Más Essência: Top 10 Wines Portugal 2018, Herdade das Servas estrena etiquetas en Essência do Vinho 2020 - La nueva moda de los vinos viejos - Los vinos rompereglas de Portugal

Busca más información sobre vinos presentados en este evento visitando nuestra página de Facebook y nuestro perfil de Instagram

 

 

 

 

 


 

 

Sogrape y su apuesta blanca a través de Portugal

 

Texto: Rosa María González Lamas. Foto: Viajes & Vinos (C)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte esta historia en:

 

SOBRE VIAJES & VINOS

PORTADA  

SERVICIO A EMPRESAS

CALENDARIO DE EVENTOS   

RUTAS 

EQUIPO EDITORIAL  

AUSPICIO DE CONTENIDOS

POLITICA DE PRIVACIDAD  

NOTICIAS - DIVINIDADES

VINOS Y BEBIDAS

DESTINOS

GASTRONOMIA

EVENTOS

NUEVOS PRODUCTOS

ENTREVISTAS

TENDENCIAS

NOTAS DE CATA

REPORTAJES Y SERIES ESPECIALES

HEMEROTECA

RECIBIR NUESTRAS NOTICIAS

 

CONTACTO:

Viajes & Vinos
PO Box 21404, San Juan, PR 00928-1404
Tel. America: 787-375-9655 * Tel. Europe: 34-628-522-004 * SKYPE: viajesyvinos
Info@viajesyvinos.com * viajesyvinos@yahoo.com * www.viajesyvinos.com

SIGUENOS: